martes, 8 de mayo de 2007

The best music of our lives: Benny Goodman

Comienzo aquí una serie de entradas que se irán alternando con las aportaciones habituales. Me apetece hablar de música últimamente. Y creo que la mejor forma de hacerlo es empezar a comentar artistas que considero imprescindibles en el desarrollo de la música popular a lo largo del siglo pasado.

Y empezaré por un judío de origen ruso, nacido en Chicago en 1909. El noveno de doce hermanos, Benny obtuvo el carnet del sindicato de músicos en 1923, y apartir de ahí inició una trayectoria de formación en diferentes big bands.
Cuando finalmente lanza su propia big band, se convierte en un ídolo de masas entre la clase media americana. Ésta, que adoraba salir a bailar los viernes y sábados por la noche se rinde a los pies de este clarinetista, que desde el primer momento empieza a grabar auténticos himnos que marcarán la época dorada del swing como "Moonglow", "Sing, Sing, Sing (With a Swing)"o "Stompin' at the Savoy".
El 16 de enero de 1938, Goodman demostró toda la versatilidad y fuerza de su banda en su mítico concierto del Carneggie Hall, en uno de los momentos más importantes de la historia de la música popular americana. Una obra de arte que demostró la perfección que podía alcanzar una banda de swing. Gracias al cielo existe grabación de tan increible evento.

"If a guy's got it, let him give it. I'm selling music, not prejudice."
Durante toda su carrera se convertirá en un auténtico defensor de la integración racial, incluyendo músicos negros en sus orquestas, como el genial pianista Teddy Wilson o el mítico vibrafonista Lionel Hampton. Su exigencia para que tocaran en locales que tenían vedada la entrada a los negros le provocó enormes problemas dentro del negocio de la música popular de la época.

“I remember Glenn Miller coming to me once, before he had his own band, saying ‘How do you do it? How do you get started? It’s so difficult.’ I told him, ‘I don’t know but whatever you do don’t stop. Just keep on going. Because one way or the other, if you want to find reasons why you shouldn’t keep on, you’ll find ‘em. The obstacles are all there; there are a million of ‘em. But if you want to do something, you do it anyway, and handle the obstacles as they come….Even to this day, I don’t like people walking on stage not looking good. You have to look good. If you feel special about yourself then you’re going to play special…Look, what I mean is this: if an individual allows his personal standard to be eroded, something of what he does is going to be compromised. It’s a matter of detail, sometimes when you start losing detail, whether it’s in music or in life, something as small as not sending a thank-you note, of failing to be polite to someone, you start to lose substance”

Tras la II Guerra Mundial, y ante la llegada del Be-Bop, Benny se centró en su faceta de small groups creando una auténtica maquina de perfección integrada por él y nombres como el señor Wilson, Lionel Hampton y uno de sus mayores descubrimientos, el guitarrista y revolucionario del jazz Charlie Christian, palabras mayores.
Durante la Guerra Fría actuó por todo el mundo, sobre todo en Europa y Oriente Medio, llegando a tocar incluso en Moscú, en 1962.
Finalmente, a lo largo de los años '70 y '80 recibiría innumerables reconocimientos en forma de premios y homenajes, todo ello alternado con su continua actividad en directo y estudio. Murió en 1986.

Sin duda estamos ante un imprescindible para entender la música popular actual. Su dominio y perfeccionamiento de las big bands, su tensión rítmica y su perfecta transición a los pequeños grupos que luego se establecerían con el bop le convierten en un músico fundamental. Pero sobre todo ello está la música que grabó. Sé que suena a tópico, pero sinceramente recomiendo ponerse unos cascos y dejar que "Moonglow" o "Sing, sing, sing" hablen por él.

Aquí dejo una grabación al más puro estilo Hollywood. Benny Goodman & his Orchestra con personajes como Krupa a la batería y Harry James a la trompeta, grabados en directo para la película Hollywood Hotel de 1937. "Sing, sing, sing" en estado puro.



En las distintas fotos podemos ver a Benny con personajes como Count Basie al piano, el baterista Gene Krupa o Teddy Wilson.

Discografía*:
- Sing, sing, sing, perfecta recopilación de sus indispensables.
- Live at Carnegie Hall: the Famous 1938 Carnegie Hall Jazz Concert, una obra maestra. Sonido mono, pero aun así es una apisonadora.
- The Complete RCA Small Group Master Takes, una completísima recopilación de sus grabaciones en small group de antes de la guerra.

* Me limitaré a poner dos o tres discos que se puedan conseguir a través de Amazon, ya que al ser artistas que grabaron desde los años 30 o incluso antes, muchas de sus mejores grabaciones se encuentran ilocalizables. Para una discografía más detallada mejor visitar la guía de toda la música: Benny Goodman discography.

2 Comments:

Blogger >>> rbk said...

Excelente idea este repaso a genios de la música. ¡que delicia escuchar a Goodman! pensar que hubo una época en la que el swing era considerada poco menos que la música del diablo. Menos mal que la cordura a veces puede a la insensatez.

6:46 p. m.  
Blogger dt said...

Me alegra que te mole Benny y el swing. Hay días de verano en los que sólo apetece escuchar swing...

11:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home